Los seres humanos nos comunicamos constantemente; intercambiamos ideas, opiniones, informaciones, emociones, estados de ánimo… Somos seres sociales por naturaleza y, por lo tanto, tenemos la necesidad de relacionarnos con los demás.
La comunicación es un proceso clave en la vida de cualquier persona desde el momento en el que nace. A través de dicho proceso se expresan los deseos más básicos, las necesidades o los sentimientos. También, gracias a la comunicación, puede entenderse a las demás personas y los acontecimientos que están ocurriendo.
Sin embargo, hay situaciones en las que la comunicación está alterada debido a diversos problemas o patologías. Es entonces cuando deben ponerse en práctica una serie de soluciones que permitan superar estos problemas y ofrecer a los usuarios, con los que el Técnico en Atención a Personas en Situación de Dependencia (TAPSD) va a trabajar, un modo funcional para comunicarse.